¿Por qué come hierba mi perro?

Todos hemos visto a nuestro perro comer plantas en algún momento. Algunos lo hacen esporádicamente y otros, en cambio, muy a menudo ¡Cómo si les encantase el verde frescor de la hierba!

Principales motivos por los que el perro come hierba

perro-come-pasto-cientificos-mascota-come

A pesar de tratarse de un comportamiento natural, como parte de su rutina alimentaria, lo cierto es que cada animal tiene su predilección en el tipo de hierba y sus propios motivos para la ingesta.

– Compensar deficiencia nutricional

La hierba le aporta un extra de fibra y vitaminas. Podría ocurrir que el perro la ingiriese simplemente por completar su dieta.

– Efecto purgante

Si el animal tiene algún problema o molestia estomacal, incluso parásitos intestinales, utilizará la hierba como purgante, para provocarse el vómito y ­­­­­aliviar su malestar.

– Conducta instintiva

Está probado que los lobos salvajes también comen plantas intencionadamente. Se podría tratar entonces de un comportamiento ancestral, intacto en su memoria genética.

– Aburrimiento

Algunos perros parecen comer hierba para entretenerse o simplemente por probar nuevos sabores.

– ¡Me gusta la hierba!

Hay casos en los que el perro busca un tipo concreto de hierba o brote. En estos casos, el animal es muy consciente de lo que come, le gusta y parece sentarle bien.

¿Es perjudicial que el perro coma hierba?

perro-comiendo-hierba

Aunque no se conoce el motivo concreto de este tipo de ingesta, lo cierto es que no es nocivo, se trata de un comportamiento normal entre los perros domésticos y no debemos impedirles que lo hagan. Su dieta no tiene porqué componerse exclusivamente de alimentos de origen animal, los vegetales también son necesarios y deben estar presentes en su alimentación.

Tan sólo en algunos casos deberíamos tomar precauciones.

* Pesticidas o fertilizantes: Hay que evitar lugares susceptibles de utilizar estos compuestos, especialmente en las zonas de césped de parques públicos o en las áreas de cultivo.

* Plantas tóxicas: La ingesta de algunas de las plantas más utilizadas en jardines e incluso presentes en casa, pueden resultar muy peligrosas para nuestro perro, por ejemplo: las liliáceas, la hiedra, el ricino, la azalea, el laurel, el tejo, el muérdago, las adelfas, las tomateras o las plantas de Pascua.

* Comer hierba compulsivamente: Si el animal come mucha hierba, y de forma obsesiva, hay que acudir al veterinario. Podría tratarse de una carencia en su alimentación o de algún trastorno de comportamiento.

Conclusión

No te inquietes si tu perro adereza su dieta convencional con un poco de verde, lo importante es que su alimentación sea natural y de máxima calidad, compuesta por ingredientes naturales y exenta de conservantes o de sustancias artificiales. Siempre que el animal esté sano y correctamente alimentado, tan sólo se tratará de un acto instintivo.

Con información de mundoanimalia.com



¿TE HA GUSTADO LO QUE HAS VISTO? COMPARTE TUS COMENTARIOS


Top