Ella es la doctora Nataly Vidal, fundadora de la clínica veterinaria Vida Sana

La veterinaria Vida Sana tiene 3 años de fundada, cuenta con un equipo de 3 médicos veterinarios, 1 ayudante y 2 recepcionistas. Este equipo es liderado por la misma fundadora de la veterinaria, la doctora Nataly Vidal.

Nataly, de entrada, es una persona cordial y sonriente; un rasgo que es imposible dejar de percibir, al instante de conocerla, es la energía y templanza con la que dirige su veterinaria, con raíces muy profundas en la labor social y la vocación de servicio.

Desde pequeña

Desde pequeña Nataly supo que iba a ser doctora de animales, su pasión por ellos es innata (aunque tiene un especial amor por los perros y gatos). Comenzó a tratar animales desde muy temprano, cuando era estudiante trabajó para su universidad en la comuna de San Joaquín a cargo de un centro de esterilización, área en la que sólo se especializó, sino en la cual basó su proyecto de veterinaria, y hasta se pudiera decir, su proyecto de vida, porque Nataly es totalmente entregada y apasionada por lo que hace, en sus propias palabras menciona: “soy una trabajólica… pero es que amo lo que hago po!, me apasiona“.

Enfocada en una problemática

La problemática de la sobrepoblación de perritos ha sido el eje central de sus acciones, desde siempre tuvo el enfoque de crear un centro de esterilización para poder aliviar este mal. Nataly tiene la convicción de que “el problema se resuelve operando y no hablando, llegando a las masas“. Por supuesto, también toma en cuenta el tema de concientizar a la población y dar charlas, entregar conocimiento, pero reconoce que su mayor aporte a la problemática es operando.

Desde sus inicios se ha basado en el principio de ofrecer un servicio de buena calidad pero que sea accesible para toda la gente. Empezó la veterinaria con el enfoque de la esterilización y poco a poco se ha expandido a otras áreas, contratando otros médicos especialistas y trabajando de la mano con colegas externos a quienes conoce y sabe que ofrecen un trabajo de calidad. Nataly dice “uno no puede pretender saber todo… a uno le enseñan el macro, pero uno se tiene que especializar “.

Calidad primero que todo

Siendo fiel a su premisa de “la calidad siempre es primero que todo“, aún no ha habilitado el servicio de hospitalización en su veterinaria porque le gusta ir mejorando “lento pero seguro“, abriéndose paso a nuevas áreas sólo cuando sabe que tiene la estructura y procesos necesarios para ofrecer algo bueno, de calidad y a precio accesible.

¿Por qué tanto enfoque en la “calidad”? fue mi pregunta, a la cual la doctora responde: “se parte con calidad porque uno está trabajando con seres vivos po, no está trabajando con una mesa, el ser vivo merece lo mejor porque él no pidió estar acá“.

Con tanta tenacidad y visión, no es raro que Nataly mencione “a mí nunca me han preocupado las lucas que gane como veterinaria, me mantengo enfocada en mantener el servicio de calidad a costos bajos“, y sus palabras se ven claramente reflejadas en acciones: la veterinaria tiene consultas a 3.000 pesos (precio que no ha aumentado en 2 años), realiza operaciones donde el paciente queda libre el mismo día (así no se consumen gastos de hospitalización) y tiene la exuberante marca de haber operado 102 animales en 1 día, cuando le pregunté como lo hizo, responde: “llevo realizando esterilizaciones desde que era estudiante, tengo mucha experiencia y he mejorado mi técnica, algunos colegas pueden tomarse 30-40 minutos en una esterilización, yo las hago en 5-10 minutos. Cada quien puede trabajar de la forma que quiera, siempre que sea de forma correcta“.

Aunado a esto, presta servicios a fundaciones y realiza jornadas de esterilización en regiones, comenta: “en la región de Aysén íbamos a operar cada 2 meses y poco a poco hemos cambiado la mentalidad de las personas de allá, se ha creado un movimiento en pro de los animales, en pro de concientizar a la población sobre la responsabilidad que conlleva tener una mascota, que es un ser vivo, no una cosa” termina con “pero aún hay mucho por hacer, sobretodo en regiones donde todavía hay mucha maldad hacia los animales“.

La veterinaria Vida Sana no trabaja con agendamiento de horas para pacientes, sino por orden de llegada, cuando le pregunté la razón de ello, su respuesta, nuevamente, mantiene el enfoque de la calidad: “es que cuando se trabaja por hora, eso quiere decir que tienes que tardarte un tiempo fijo con cada paciente, digamos, 20 minutos… pero si se requiere más tiempo, digamos 40 minutos? entonces todo se complica y los clientes se molestan. En la veterinaria queremos tardarnos el tiempo que sea necesario con cada paciente, y ya nuestros clientes lo saben, saben que tienen que tener paciencia cuando vienen acá“. Y, al parecer, los clientes no sólo lo saben sino que apoyan este formato: la veterinaria tiene gran afluencia de clientes, muchos de ellos recurrentes.

La profunda vocación del médico veterinario

Para terminar, la doctora menciona: “uno es médico veterinario porque primero tiene una vocación” y, con una profunda humildad finaliza: “se hace lo que se puede para mejorar la problemática y vida de los animales“.

Esta es la doctora Nataly Vidal, un ser humano que ejemplifica a cabalidad lo que es un profesional con enfoque social, con un fuerte sentido de compromiso y sobretodo con un amor implacable hacia los animales.

En nombre de todos los que compartimos ese amor por los animales le extiendo estas bien merecidas palabras: gracias por su labor doctora Nataly, muchas gracias.

Clínica veterinaria Vida Sana
Contacto: (2) 2698 5042
Dirección: Sazié 2086, Santiago Centro, Santiago de Chile

Entrevista exclusiva para ohperro.com realizada por Oscar López.



¿TE HA GUSTADO LO QUE HAS VISTO? COMPARTE TUS COMENTARIOS


Top