Perritos liberados de un laboratorio ven por primera vez la luz del sol

¡Conmovedora historia! un grupo de perros beagle entre 4 y 7 años cuyas vidas habían pasado dentro de una jaula sin ver la luz de sol debido que eran usado para probar experimentos de laboratorio fueron rescatados. En  el video se muestra como estos hermosos perritos conocieron por primera vez la sensación de la grama entre sus patas y lo que es correr en completa libertad. Realmente se me encogió al ver estas imágenes, los perritos estaban tan temerosos que tardaron 10 min en salir de sus jaulas y lo que pasó a continuación fue muy gratificante, se le notaba la alegría que estaban sintiendo.

La emotiva escena que las organizaciones colgaron en su página web muestra el primer contacto de los cachorros con el césped, con la luz del sol y hasta con sus compañeros de desventura, a quienes nunca habían visto, hasta ese momento, a causa del aislamiento. Así lo explicó Gary Smith, vocero de ARME. Con una visible inseguridad frente a lo desconocido y con los ojos entrecerrados, se contactaron por primera vez con la naturaleza.

Las organizaciones Animal Rescue Media Education (ARME) y Beagle Freedom Project estuvieron a cargo de la puesta en libertad de estos bellos animalitos . Desde diciembre de 2010 se dedican a los “rescates”. Se ponen de acuerdo con los laboratorios que deciden dejar de utilizarlos y luego se encargan de darlos en adopción, tras un período de re-adaptación a la vida natural.

El video que acompaña esta nota es de junio del 2011, cuando ocho de ellos salieron de sus jaulas por primera vez. En total, 40 perros llegaron a Los Ángeles, Estados Unidos, donde se encontraron con las familias que los adoptaron. Otros 32 permanecen en España.

Según explicaron desde la ONG, la raza beagle es muy popular entre los investigadores por su docilidad y su capacidad de adaptarse a vivir en reducidas jaulas. Esto permite que los laboratorios los utilicen para probar en ellos diversos productos, como medicinas y cosméticos, además de examinar su reacción a determinados estímulos. Así, su carácter apacible tan valorado por los humanos los vuelve conejillos de indias.

Como nota personal y reflexiva me pregunto: ¿En que parte dejamos nuestra humanidad a un lado para preferir dañar a animales tan bellos como estos perritos por un cosmético? ¿Vale mas una cara llena de pintura que el deber que Dios encomendó al hombre de proteger a los seres vivos?

Por favor, dime tu opinión al respecto, seria de gran estima.

 



¿TE HA GUSTADO LO QUE HAS VISTO? COMPARTE TUS COMENTARIOS


Top