Perros y mendigos: compañeros de vida y corazón

mendigos y perros

Los hemos visto por las calles, un mendigo con su perro al lado, caminando tranquilamente, siempre centrados en algo.

Toda la vida me han gustado los perros y por eso he tenido una admiración por este tipo de personas que a pesar de no tener nada (algunas veces por causas del destino, otras por elección propia), tienen un gran cuidado y amor por su(s) perro(s).

Por supuesto, el perro le es fiel a su dueño y lo ama, aún sin este tener nada.

Aquí es cuando el mensaje que a muchos nos cuesta internalizar sale a la luz : las posesiones materiales no compran amor.

No comprar el amor de perro ni tampoco el amor humano.

Sí, pueden darte algunos momentos de felicidad y proveer comodidades, pero esto no compra el cariño verdadero, ese cariño por el cual el perro, a pesar de no comer, tener frio o querer jugar, se queda contigo a tu lado, apoyandote.

El amor de perro es especial, sin duda alguna, y existen muchas cosas que nosotros como seres humanos podemos aprender (y aplicar en nuetra vida) de los queridos perros.

¡A reflexionar!

mendigos-y-perros2



¿TE HA GUSTADO LO QUE HAS VISTO? COMPARTE TUS COMENTARIOS


Top